viernes, 28 de octubre de 2011

manos

Se me deshacen las manos, como estuvieran hechas de telarañas. Cuanto más las muevo, más se deshacen, dejan ver los huesos y, finalmente, pierden su forma.