miércoles, 2 de febrero de 2011

Acabo de llegar a casa y entro por la puerta de la cocina. He venido con mis padres en el coche y vamos a comer. Al entrar al salón veo en el techo una araña bastante grande. Me asusto, grito y salgo corriendo lejos de ella. "Papáaaa, por favor, mátala", le grito desde la escalera. Menos mal, va a matarla. Se sube a una silla y con el zapato le da un golpe para aplastarla. De repente, millones de arañas salen de ahí, corretean por el techo y llegan hasta las escaleras, grito, lloro, tengo miedo, lloro más. Veo a mi padre acercarse a mí, creo que viene a tranquilizarme, pero no. Viene a tirarme la araña madre, esa tan grande. No sé por qué me hace esto si sabe el miedo que me dan. No paro de llorar inmóvil en la escalera.

No hay comentarios: