lunes, 14 de febrero de 2011

tarjeta de crédito

Estoy en casa, en el porche, con mi madre. Ha venido Amparo, una amiga suya, y están hablando. No la soporto, es ese tono tan escandaloso que tiene. Se dirige a mí y me pregunta si las gafas de sol que llevo son de marca. "Sí, son de Gianfranco Ferre, me las regaló Cleo", le digo. "Ayyy, Gianfranco Ferre, con lo que me encanta. Pues yo sólo llevo cosas de marca, lo demás es demasiado patatero" dice, mientras me quita las gafas y se las prueba. No la aguanto. "Voy a ducharme y a trabajar", les digo. Y cojo mi ropa que está en la maleta abierta en medio del porche.
De repente suena el timbre insistentemente. Me asomo y veo que es el vecino, se nos ha vuelto a escapar el perro. La puerta está abierta y veo salir otra perra que tenemos, un pitbull, que se dirige a la casa del vecino. Voy a por ellos. El vecino está en la puerta diciendo que no es por nada, pero que cuando se nos escapan y se meten a su casa le destrozan las plantas. Y se vuelve a su casa. Yo estoy llegando a su puerta cuando de repente lo veo salir. El vecino es Rafa Nadal y va montado en jabalí mientras anuncia una tarjeta de crédito. Conforme se acerca veo que hay alguien montado detrás. Es Rafa Nadal. Hay dos, con lo mal que me cae. Veo al de atrás reírse y decirme que el de delante es un robot, que es el que hace todos sus anuncios. "Ah".

1 comentario:

Eidrie dijo...

Dos Rafa Nadal, ay, por Dios, AJAJAJAJAJAJAJAJA