lunes, 14 de marzo de 2011

terapia relax

Estoy en casa y bajo a desayunar. Mi madre acaba de llegar de andar y está bebiéndose una cerveza y comiendo unos frutos secos, como de costumbre. Es uno de los momentos del día que tenemos para hablar. Me cuenta que nunca me lo ha dicho, pero que mi padre se afeita con cuchillos, y me lleva al baño para verlo. Mientras volvemos a la cocina me cuenta que está muy nervioso y que cuando se cabrea de verdad coge las cajas de medicamentos y, con los mismos cuchillos, quita todo lo que pone en braille. Así es como se relaja mi padre.

No hay comentarios: